Parafraseando a Miguel Hernández, “en Orihuela, su pueblo y el mío…”, pasamos un gran fin de semana en compañía de grandes amigos, de grandes personas dedicadas en cuerpo y alma a la difusión del conocimiento de la enfermedad celíaca, grandes luchadores por la tan traída y llevada “Normalización” y el aumento de la calidad de vida del celíaco cuando sale fuera. No se me ocurre un mejor sitio que Orihuela para unir a tanto trabajador entusiasta, abnegado y persistente en la lucha por mejorar nuestra existencia. Todo debió empezar ya hace muchos meses, porque no se prepara en unos pocos…
Leer Más »