Como es traición, sus Majestades de Oriente, reparten durante su trayecto con cada pueblo, y ciudad, miles y miles de caramelos, haciendo que niños y grandes, sonriamos ante tan dulce obsequio.

Mi ratón, no es de comer caramelos, pero ha disfrutado muchísimo cogiendo los muchos que los Reyes iban tirando.
Pero cuando he visto a mi ratoncito, de la mano de la yaya, uuuffff, se me ha caído el alma a los pies.

¡¡Es que no sabemos si tienen gluten!!

es lo que me ha dicho, y claro, mi ratoncito, que es muy responsable a sus 3 añitos, ha optado en ir de la mano, y no participar en coger ningún caramelo, que después no se podía comer (por que a él, si que le gustan los dulce, chuches y más)

Así que me he acercado a la carroza real, y sorpresa, los caramelos son de RUCOCO.

Tenemos un certificado del laboratorio de la empresa, en la cual certifica que sus caramelos, además de naturales, son sin gluten.

Mi ratoncito ha disfrutado de algo tan simple como es poder coger y saborear un caramelo de sus Majestades los Reyes de Oriente.

(Visited 70 times, 1 visits today)