RATONCITO VALIENTEUna noche una niña, lloraba lágrimas de lluvia. Tumbada en su cuna, el viento aullaba y su pecho se estremecía. Todo esto es los ojos encharcados gemía .  Demasiadas cosas, demasiado grandes, yo sólo soy una niña. En su tristeza y su dolor, muchos sollozos le salían, unos leves, otros bruscos, tanto que despertó a un ratón.  El pequeño roedor, frotándose los ojitos, salió de su agujerito y así le dijo a la niña. Pero niña, ¡qué alboroto! Así no hay ratón que duerma… ¿Qué te pasa? ¿Qué te aflije? Cuéntalo y haré que te alegres. Ay ratoncito, qué…
Leer Más »