Como todos los niños del mundo, los pequeños tunecinos se resisten al pescado lleno de espinas y lo rechazan, con lo cual no quieren pescado. Hace tiempo que sus mamás descubrieron una treta para hacer que coman este alimento: Mezclan pescado desmigajado y patatas chafadas, añaden huevos para que la farsa se sostenga al freírla y luego la moldean en forma de albóndigas. Así los niños pueden saborear estas deliciosas Kefta aplastadas, o en albóndigas, doradas en aceite. KEFTA DE BACALAO SIN GLUTEN INGREDIENTES: Filetes de bacalao fresco. 1 patata mediana 1 cebolla mediana Pan rallado, sin gluten 1 limón…
Leer Más »