Este fin de semana pasado ha sido un poco estresante, muchas cosas que hacer y sólo dos días para hacerlas, pero he de decir que estoy muy contenta con el resultado.
Ese sabor de orgullo y satisfacción al ver que todo ha salido bien, que el esfuerzo ha sido recompensado y ha merecido la pena.
Una de esas cosas, era hacer la tarta para la comunión de la hija de mi amiga Isabel, por supuesto sin gluten, para poder disfrutar de un día completo y perfecto.
La Tarta estaba hecha, además de con todo mi cariño, con una Sacher, adornada con una muñeca de fondant de nubes, y decorada con velas alrededor, que son cake balls (bizco-bolas) cubiertas con fondant.
(Visited 53 times, 1 visits today)