Ahora que estoy sola
en esta noche tan bella
me acerco a ti estrella
para contarte de la persona
que para mí, es la mas bella.

Esa personita que tanto aprecio
que me ha dado de si, todo
y sin embargo, jamás me pide algo.

Me ha dicho tanto
y sin embargo, no usa palabras
sino actos.

En cada labor que hace
en cada caricia
aún en cada reproche,
está su amor por mí.

En ella vi la primera luz
en ella vi el amor mas puro
el amor que solo ella
me sabría dar;
el de MADRE.

A ella que ha tenido desvelos
a ella que ha sabido darme consuelo,
a ella que ha festejado conmigo
todas esas victorias,
pero aún más importante
ha estado conmigo en mis fracasos
cuando más sola me sentía.

Así es estrella
aún cuando te den celos
su luz es mas intensa
más brillante, mas bella.

Pues su luz es de amor,
amor que me da día a día
con esa paciencia
con esa templanza
que la hiciera parecer guerrera
cuando no es sino una mujer
de la que yo en todo dependo.

Tu lo sabes estrella
no tengo ni que contarlo
cuando yo la he fallado
cuando no la he valorado.

Como en silencio la quiero
¿Y sabes compañera?
aun así, se que lo sabe.

Por eso mi estrella
hoy te lo cuento
no esperaré mas a decirlo
pues sé, no la tendré siempre
y no quiero tener ese arrepentimiento,
de no habérselo dicho.

Dile a mi madre que la quiero
que siempre la he admirado
de como en silencio me mira
cuando ya estoy dormida,
de como aún ya mayor
pasa a mi cuarto y me da un beso.

De como siento su calor
cuando está cerca
aún estando dormida
y con ello tengo
para sentirme protegida;
como cuando era un niña.

Si mi estrellita
soy una niña que sigue a su madre
pues aún cuando he crecido
su amor me mantiene joven
así en sus ojos
al volver a verme
no ve una adulta ya crecida,
sino a su bebé
que la sigue necesitando
como cuando la tenía en su regazo.

Estrella mía
guarda este mensaje
para cuando ella esté contigo
contándote sus conflictos
y este pendiente de mi,
le hagas saber que yo,
alguna vez, te lo dije
que la quiero por como es
por como me quiere.

Dile estrella a ti que te ve
que en silencio te escucha
cuando reza por su hija
que una noche como esa,
estuve yo, su hija
como estuvo el Cristo en su noche
anterior a su muerte
pidiendo a ti, le recordarás siempre a su madre
que la ama, así como yo la amo
sin palabras, sin miradas
tan solo con el alma entrelazada
pues a fin de cuentas fuimos uno
y esa unión nos mantendrá siempre así
como una hija y una madre que se aman.

Dile estrella a mi madre querida
que la quiero,
que estuve contigo
contándote lo maravillosa que es
y que me siento afortunada de haberla tenido
como confesora, como MADRE…

Te quiero MAMÁ
aún cuando sé, tú lo sabes…
MI MADRE:
Y ahora yo también soy MADRE:
(Visited 15 times, 1 visits today)