El simple hecho de ir a comprar, a veces es todo un suplicio. Y ni te cuento cuando tienes que estar mirando marcas, leyendo en el etiquetado, la letra pequeña, que lees la primera y la segunda, a la tercera se te juntan las lineas, las letras se mueven como por arte de magia, y de pronto, aparecen una mancha de letras que ni las puedes leer, y todo esto si tienes suerte que has leido al menos dos etiquetas antes. Tiempo transcurrido: Toda una santa mañana, y te vas sin todo lo que quieres comprar. Con lo fácil que…
Leer Más »