“Mamá te voy a regalar un huevo frito, pero es una sorpresa”

Me decía mi Ratón cada vez que salia del colegio, y vaya si fue una sorpresa, porque era …
UN HUEVO FRITO.

Fue su regalo del día de la Madre.

Y es un huevo frito muy especial:
  1. porque lo ha hecho mi niño, por supuesto, y
  2. porque es un imán de la nevera.

Hecho con plastilina y con un imán en la parte de atrás, para sujetar en la nevera, endurecido con laca de uñas transparente, previa firma de la obra de arte por su autor.

Gracias Ratón por tu inocencia y por tu huevo frito.

(Visited 19 times, 1 visits today)